martes, 8 de mayo de 2018

La nominada para dirigir la CIA prometerá no restablecer programa de torturas

AFP - Enfrentada a un fuerte rechazo, la nominada para dirigir la CIA, Gina Haspel, se comprometerá el miércoles ante un comité del Senado a no restablecer el programa de interrogatorios aplicado entre 2002 y 2005, con el que se torturó a detenidos.

Haspel, quien durante tres décadas realizó operaciones encubiertas en la Agencia Central de Inteligencia (CIA) -donde actualmente se desempeña como subdirectora-, dirigió la célula de interrogatorios de la agencia en Tailandia después de los ataques del 11 de septiembre.

Durante ese programa -entre 2002 y 2005-, la CIA llevó a los detenidos a lugares secretos en todo el mundo y sometió a algunos a golpizas, torturas con una técnica de simulacro de ahogamiento y a altos niveles de estrés.

"Entiendo que mucha gente en todo el país quiere saber mi opinión sobre el antiguo programa de detenciones e interrogatorios de la CIA", dirá la funcionaria, según extractos del testimonio que dará durante una audiencia de confirmación ante el Comité de Inteligencia del Senado.

"Habiendo servido en ese tiempo convulso, puedo ofrecer mi compromiso personal, claro y sin reserva, de que bajo mi liderazgo en la CIA no se restablecerá tal programa de detención e interrogatorios".

El programa de interrogatorios, ordenado por el gobierno de George W. Bush, has sido juzgado como ilegal y violatorio de las leyes internacionales y estadounidenses contra la tortura.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, defendió el lunes la nominación de Haspel, luego de informes de que ella podría retirar su candidatura para evitar una interpelación por parte del Senado sobre su participación en torturas.

"Mi muy respetada nominada para ser directora de la CIA, Gina Haspel, ha sido criticada porque fue demasiado dura con los terroristas", tuiteó Trump por la mañana del lunes.

"Piensen en eso, en estos tiempos tan peligrosos, tenemos a la persona más calificada, una mujer, a la que los demócratas quieren FUERA porque es demasiado dura con el terror. ¡Gana Gina!", agregó.

De ser confirmada por el Senado, Haspel se convertiría en la primera mujer en encabezar la CIA.

- Un pasado de torturas -

El miércoles puede enfrentar una dura audiencia de confirmación, después de que varios senadores -incluido el republicano John McCain, torturado como prisionero de guerra en Vietnam- expresaron reservas sobre la participación de Haspel en la tortura de detenidos.

Esos legisladores y grupos de derechos humanos reclamaron detalles sobre los métodos utilizados en cárceles clandestinas de que disponía la CIA en el marco de la "guerra contra el terrorismo".

Según numerosos informes, Abu Zubaydah y Abd al-Rahim al-Nashiri, considerados sospechosos de Al Qaida, fueron brutalmente interrogados, golpeados contra las paredes y sometidos a varias sesiones de "submarino" en 2002 en Tailandia.

Se dijo que Haspel participó en la destrucción de cintas de video de la CIA que registran los interrogatorios.

"Lo que quiero que suceda en esta sesión es que los estadounidenses vean quién es esta nominada y cuál fue su rol en el particular período que transcurrió entre 2002 y 2007", dijo el senador demócrata Ron Wyden.

"Ha habido un montón de desinformación" de parte de la CIA en los escasos documentos sobre la carrera de Haspel que publicó la agencia, agregó.

De 61 años, Haspel es ampliamente respetada en la comunidad de inteligencia como una agente de campo disciplinada que asumió posiciones difíciles y trabajos desagradables. Después de convertirse en subdirectora de la CIA hace un año, Trump la nominó para el puesto más importante de la agencia en reemplazo de Mike Pompeo, recientemente confirmado como secretario de Estado. AFP.com